.analisis

Uno de los mayores éxitos del año pasado, y sin duda uno de los inesperados, fue Need for Speed Underground. Concebido como un nuevo reciclaje de la saga Need for Speed, que con relativo éxito se había mantenido viva tras años de transiciones (como la de Porsche o Hot Pursuit), el éxito de este juego basado en la moda del tuning y seriamente influido por la película A Todo Gas (The Fast and the Furious) cogió por sorpresa a EA. Ya había sido bueno el recibimiento en el E3 de 2003, que propició que se adelantase el lanzamiento del juego, y su llegada a las tiendas fue sucedida por unas rápidas ventas que hicieron que EA España no pudiese suplir la demanda durante algunos días.

Un año después y con los deberes hechos llega esta secuela, que incluye muchas de las características que no se pudieron incorporar en la primera parte por falta de tiempo, entre las que destaca una por encima de todas: el paso de los circuitos predefinidos a una ciudad libre, al estilo Grand Theft Auto podríamos decir, que recorreremos con nuestro coche en busca de carreras, tiendas y secretos de la clandestinidad nocturna. De este modo, la jugabilidad se hace mucho menos repetitiva, al no estar las carreras limitadas a unos circuitos que se repetirán una y otra vez como en la anterior entrega, hasta el punto de llegar a sabérnoslos de memoria.

 

 

Esta ciudad, inspirada en varias de los Estados Unidos como Los Ángeles o San Francisco, está dividida en cinco barrios, aunque inicialmente solo tendremos acceso a uno. De este modo y al igual que en el juego de Rockstar (muy diferentes en cuanto a género), solo tendremos acceso a las otras áreas una vez hayamos progresado en el modo principal de juego, que por cierto es además un “modo historia”. Las diferentes secuencias cinemáticas nos irán contando los progresos del protagonista, que llega a esta ciudad con una mano delante y otra detrás (y un coche).

El cambio a una gran ciudad hace que las acciones que anteriormente se realizaban mediante menús, se hagan ahora viajando de un punto a otro, donde accederemos a las carreras o modificaremos nuestro coche. Esto, por otra parte, puede hacerse algo aburrido, ya que en el trayecto de un lugar a otro no tendremos mucha libertad para hacer otras cosas, y además generalmente los lugares a los que hay que ir no están tan bien indicados como nos gustaría, resultando en que muchas veces tendremos que dar palos de ciego para encontrar una tienda o una carrera en cuestión; esto último le resta ritmo al juego y le hace perder varios enteros. Sin embargo, existe la opción de pasar del modo “explorar” al modo “mapa”, donde tendremos acceso directo a las diferentes carreras y eventos que hayamos activado en este modo Carrera.

 

 

En el modo carrera tendremos que ganar dinero y reputación, lo que nos reportará poder adquisitivo para comprar nuevos coches, y fama y patrocinadores respectivamente. A medida que vayamos progresando y superando carreras, conseguiremos nuevos patrocinadores, que nos darán acceso a más carreras de mayor dificultad, donde los oponentes tendrán no solo mejor coche sino que también conducirán mejor y tendrán un comportamiento más agresivo en la carretera.

Hoy habia 2 visitantes (31 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
Google-Translate-English to French Traduire français en Arabic Google-Translate-Chinese (Simplified) BETA Traduire français en Arabic Traduire français en Arabic Traduire français en Croatian Traduire français en Czech Traduire français en danish Traduire français en Dutch Traduire français en Finnish Traduire français en German Traduire français en Greek Traduire français en Hindi  Traduire français en Italian Google-Translate-English to Japanese BETA Traduire français en Korean BETA Traduire français en Norwegian Traduire français en Polish Traduire français en Portuguese Traduire français en Romanian Traduire français en Russian Traduire français en Russian BETA Traduire français en Spanish Traduire français en Swedish
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=